Zones rupícolas


La vegetación que se encuentra en los acantilados y en las rendijas de las rocas que hay por todo el macizo del Garraf está muy condicionada por las características de este ambiente: baja disponibilidad de agua y de nutrientes, poco suelo donde sujetarse, elevada exposición a los elementos, etc.

Además, la diversidad es muy alta teniendo en cuenta que las especies que encontramos vienen definidas por la naturaleza de la roca, y encontramos vegetación rupícola tanto en los arenales y conglomerados silícicos del Garraf rojo como en las calizas del Garraf  blanco.


Estos dos ambientes comparten especies como el helecho común (Polypodium vulgare) o el uva de gato o platanitos (Sedum album), pero presentan otros de exclusivas de cada uno de ellos. En los acantilados del Garraf rojo encontramos especies como los sombrerillos u ombligo de Venus (Umbilicus rupestris), la  doradilla (Ceterach officinarum) o la grandalla o narciso (Narcissus poeticus), y en el Garraf blanco encontramos el té de roca (Jasonia saxatilis), la linaria  (Linaria origanifolia) o la melica (Melica minuta).

Muchas de estas especies de ambientes rupícolas son especies raras, protegidas y/o en peligro de extinción por el elevado grado de especialización que presentan.

Vull rebre informació En aquesta secció podràs enviar-nos per correu electrònic els teus suggeriments