La historia


La construcción del refugio antiaéreo de la Rambla de Gavà está ligada a la fábrica Roca Radiadores y a la función que tuvo durante la Guerra Civil como industria de guerra. Cuando se produjo el alzamiento militar y el estallido de la guerra, los propietarios de la fábrica tuvieron que huir. La Roca fue colectivizada y los trabajadores se constituyeron en un comité de control, que hizo las funciones directivas de la empresa Compañía Roca Radiadores de Gavà.


Desde julio hasta diciembre del 1936, los obreros —800 en aquel momento— continuaron con la producción de bañeras y radiadores. Pero en diciembre, la Generalitat, consciente que Gavà tenía la fragua de hierro más importante de Cataluña —podía producir 400 toneladas de acero diarias—, la intervino y quedó bajo el control de la Comisión de Industrias de Guerra, presidida por Josep Tarradellas.

A inicios de 1937 empezó la fabricación de granadas de mano y posteriormente de obuses. Llegó a fabricar 5.000 obuses diarios. La Roca sólo fabricaba los proyectiles, pero sin mecanizarlos. De allí pasaban a otra fábrica donde se mecanizaban. Roca Radiadores pasó a ser objetivo militar del ejército franquista y Gavà sufrió cinco ataques aéreos que causaron dieciséis víctimas.

Vull rebre informació En aquesta secció podràs enviar-nos per correu electrònic els teus suggeriments