EL CASTILLO

El castillo de Eramprunyà se levanta a 400 metros sobre el nivel del mar al macizo de Garraf. Rodeado de precipicios, sólo es accesible desde el este y era un enclave estratégico para el dominio y la defensa del territorio.

El castillo tiene dos recintos, el superior o soberano, lugar fortificado por excelencia, y el jussà o de bajo, separados por un foso que era salvado por un puente. Un tercer recinto exterior, todavía bastante más bajo, se cierra por una muralla más tardía que data probablemente del tiempo de Marc.

El recinto superior

Es la zona más muy protegida de todo el castillo. Estaba el cuerpo de guardia y la residencia del señor. Era estructurado alrededor de un patio central abierto y en los diferentes lados había salas y cámaras diversas, entre las cuales se puede distinguir la sala noble donde se conservan dos arcos que sustentaban otro piso superior. Al este se ve una puerta que parece que comunicaba una cámara o sala de entrada al piso superior y, hacia el norte, una posible ventana que fue tapiada. El recinto es cercado por una muralla, levantada a la altura del escarpado para hacer más inexpugnable el castillo, y, en su parte más accesible, al poniente, defendido por un foso profundo artificialmente. La reforma más importante de esta muralla se practicó en tiempo de Marc, al siglo XIV, cuando se construyó el portal y el cuerpo de guardia cercano que lo defendía. Los muros del ángulo del cuerpo de guardia y el portal se han conservado.

El recinto inferior

Las torres y el muro protegían el acceso en el castillo, situado en una zona sin defensas naturales. Dentro de este recinto se ubica la iglesia de Santo Miquel que, como el resto de estructuras, fue construida con la roca arenosa característica de la zona. La entrada en la iglesia se conserva insitu al lateral sur, pero la puerta del costado este es una apertura del siglo XIX. En esta banda, donde todavía se puede ver el arranque de la vuelta de la cubierta, había el altar. La iglesia, por lo tanto, estaba orientada de este a oeste.

Del antiguo cementerio se conservan siete tumbas excavadas a la roca, datadas del siglo X, seis de las cuales son antropomorfas y una rectangular. Por encima, encontramos un depósito de agua que también es una estructura excavada y que recogía el agua de lluvia. Probablemente se construyó cuando el antiguo cementerio debía de estar en desuso, seguramente en tiempo de Jaume Marc, a finales del siglo XIV.

El recinto exterior

Al recinto exterior se accede por un camino con una entrada en zigzag que favorecía la defensa. En estos terrenos, probablemente, se ubicaba un arrabal donde se podrían haber desarrollado varias actividades productivas. También cuenta con varias edificaciones más, de incierta funcionalidad. El recinto se cierra en lado sur por una sólida muralla, visible desde el exterior, que fue construida en el siglo XIV en época de Marc.

El 1469 estalla la guerra civil entre Joan II y la Generalitat. Hubo levantamientos al campo en una lucha contra el régimen señorial. Algunos nobles se mantuvieron fieles al rey, entre ellos Pere Marc IV, que se refugió en el castillo. Este fue asediado por las tropas de la Generalitat y quedó prácticamente destruido. El castillo no se volvió a reconstruir y únicamente sirvió para hacer tareas de vigilancia. En el siglo XVIII se transformó en masia agrícola. El año 1897 lo adquirió el banquero Manuel Girona y continuó en manso de la familia Girona hasta el año 2007, en qué fue adquirido por el Ayuntamiento de Gavà.

Agenda

Exposició “A la recerca dels tresors perduts. Homenatge a l’arqueòleg cinematogràfic Indiana Jones”

Museu de Gavà
Del 18-2-2017 a 26-3-2017
Més info
    Vull rebre informació En aquesta secció podràs enviar-nos per correu electrònic els teus suggeriments